24 · enero · 2020

¿Es importante ir al Neurocirujano?

 

  • Según la Organización Mundial de la Salud, el dolor de cabeza afecta al 15%  de la población mundial, hoy se considera como la octava enfermedad más discapacitante de la humanidad en días de capacidad por años vividos. 
  • El 40% de las personas que lo padecen, sufre el dolor más de una vez al mes el cual dura más de 24 horas . 

 

 

Este síntoma afecta más a las mujeres que a los hombres presentándose con mayor prevalencia en la etapa más productiva de la vida, es decir, entre los 24 y 55 años, por lo que su coste anual, es por ejemplo, en Estados Unidos, es de unos 17 billones de dólares en concepto de días de trabajo perdidos y de reducción de productividad cuando se trabaja con migraña o dolor de cabeza leve. Sin embargo, en algunas ocasiones como cuando el dolor de cabeza se presenta por la ruptura de aneurismas cerebrales (con una incidencia de 10 a 15 por 100 mil personas-año), la mejor opción para mejorar la sobrevida y las secuelas es su manejo quirúrgico (neurocirugía vascular y endovascular).

 

En la actualidad, se puede afirmar que el 90% de la población ha registrado en el curso de su vida sentir dolor de espalda, afirma el doctor Carlos Llanos Lucero del grupo de neurocirugía y cirugía de columna, médula y nervio periférico del Centro Médico Imbanaco. De forma afortunada, la mayoría de los dolores de espalda en la población sana se generan por degeneración osteoarticular y solo se sugieren cambios en el estilo de vida, el sedentarismo, la dieta y mejorar el acondicionamiento muscular. En algunos casos, se pueden generar lesiones por un disco intervertebral herniado lo que conlleva a perder función de la médula o de una raíz nerviosa afectando el poder caminar, el control de esfínteres o la vida sexual, asegura el especialista. 

 

Estas enfermedades, comunes las dos, presentes en más del 90% de la población mundial asegura la OMS, se convierten en los síntomas que más expresan pacientes que visitan los servicios de urgencias de los centros médicos, clínicas y hospitales de la ciudad, las cuales son tratadas por grupos especializados de neurocirujanos, quienes intervienen sobre el diagnóstico y tratamiento de enfermedades como hemorragias y hematomas (derrames, infartos cerebrales (trombosis), traumatismo medular y vertebral, movimientos anormales (Parkinson y epilepsia), tumores cerebrales y afecciones en columna, entre muchas otras. 

 

Es importante pensar en los padres que reciben a su bebé con una malformación medular llamada espina bífida, o con una hidrocefalia congénita (tratadas por neurocirugía pediátrica) consideradas trastornos congénitos o malformaciones congénitas, estas son la segunda causa de muerte en los niños menores de 28 días y de menos de 5 años en las Américas, junto con la prematuridad, la asfixia y la sepsis representan más del 44% de los fallecimientos en la niños, según la OPS. En el mundo, afectan a 1 de cada 33 bebés y causan 3,2 millones de discapacidades al año. 

 

Pensar en una persona sana que sufre un accidente y presenta fracturas en cráneo o columna, o lesiones traumáticas intracerebrales por hematomas o inflamación (neurocirugía de urgencias y trauma); pensar además en quien se encuentra en la cúspide de su vida productiva y recibe la noticia de una lesión intervenible para su control que está afectando progresivamente la función cerebral por un tumor en su cráneo (neurocirugía Oncológica de adultos y niños); pensar en las familias que tienen a su ser querido con epilepsia y que aún usando fármacos no deja de presentar crisis epilépticas (neurocirugía de epilepsia). También, aquellas personas que a causa de movimientos excesivos o ausencia de movimientos espontáneos, como la enfermedad de Parkinson, ven afectada su vida a pesar del uso adecuado de los medicamentos disponibles en el mercado; personas que sufren dolores intratables que los analgésicos no conducen al alivio (neurocirugía funcional y neuroestimulación), ni que decir de la obstrucción de una arteria cerebral, es decir, una trombosis, en donde extraer el coágulo puede evitar perder la función del cerebro por infarto cerebral mientras se controla la causa (neurocirugía endovascular y unidad de infarto cerebral). 

 

Afirma el doctor Alejandro Herrera, neurocirujano del Centro Médico Imbanaco, que si se piensa una vez más, no son siempre la última opción. Sino la única opción, o quizá la mejor para no sucumbrir ante la naturaleza de algunas enfermedades del sistema nervioso o de sus devastadores efectos. 

 

El grupo de neurocirugía del Centro Médico Imbanaco comparten varios síntomas que pueden ser causa de una enfermedad que requiera la atención de un neurocirujano:

 

  1. Dolor: el dolor repentino o crónico de la cabeza, cuello o espalda pueden indicar algún problema en el cráneo, cerebro o columna vertebral.

 

  1. Pérdida de visión: cuando se presenta de manera súbita o gradual puede relacionarse a un daño local o compresivo del nervio óptico o de las fibras de la vía visual. Este síntoma puede ser valorado en conjunto con un Oftalmólogo para identificar alguna causa atribuible.

 

  1. Crisis epilépticas (llamadas en ocasiones convulsiones): las crisis convulsivas son causadas por algún factor que irrita el cerebro y son importantes ser valoradas por un grupo multidisciplinario en el que de haber intratabilidad existe la posibilidad de considerar intervenciones quirúrgicas. 

 

  1. Debilidad: cuando se debilita la cara, brazos y/o piernas puede ser indicativo de la compresión de algún nervio que transmite información de movimiento al músculo afectado.

 

  1. Pérdida de memoria: es una de las principales quejas, y que entre otras causas se genere por demencia. puede estar relacionado a problemas de circulación cerebral o deberse en el adulto a hidrocefalia, que son algunas de las causas intervenibles por neurocirugía.

 

  1. Adormecimiento: así como el dolor, el adormecimiento de alguna parte del cuerpo puede estar relacionado con un daño en algún nervio que transmite información de la sensibilidad.

 

  1. Golpes: los accidentes que involucran golpes directos a la cabeza y a la columna pueden alterar la anatomía de la región comprometiendo la función del cerebro, la médula espinal y/o nervios que salen de ella; así como las membranas y los huesos que los cubren (cráneo y vértebras).

 

  1. Lenguaje: cuando hay dificultad para hablar puede verse comprometida la región que envía información a los músculos que se encargan de articular el lenguaje. 

 

Para más información 

Angélica Libreros 

Celular 3164313281

jefe de Prensa 

Centro Médico Imbanaco

Blogs relacionados