17 · enero · 2022

Pausas activas, la energía que imprimes al trabajo

Recuperar la energía y mejorar el desempeño en el trabajo son las funciones que cumplen las llamadas pausas activas, esos breves momentos dentro de las jornadas laborales considerados necesarios para reducir la fatiga, los trastornos musculoesqueléticos y prevenir el estrés.

Danitza Palacios, fisioterapeuta ocupacional de nuestra Clínica Imbanaco, grupo Quirónsalud, explica que deben hacerse por 5 o 10 minutos cada hora o dos horas aproximadamente en cualquier espacio laboral en el que se esté, ya sea en la oficina o en la casa cuando se desarrolle el teletrabajo. “La falta de pausas activas durante la jornada laboral alimenta el sedentarismo e influye en el aumento de padecer alteraciones osteomusculares o vasculares, entre otras” afirma.

¿Cómo hacer la pausa activa?  

Los ejercicios que realices van a depender de los segmentos corporales que utilizas durante la jornada laboral. Varían entre estiramientos musculares y movilizaciones articulares, enfocados en los segmentos que más se usan como cuello, tronco, miembros superiores o inferiores.

Ejercicios

  • Párate derecho, pasa la mano izquierda por encima de la cabeza y ponla sobre el oído derecho, suavemente estira la cabeza. La mano derecha debe estar estirada sobre la espalda. Cuenta hasta 5 y cambia los brazos.
  • Entrelaza los dedos de las manos y estíralos hacia el frente. Forma un arco ‘C’ con tu espalda. Cuenta hasta 5 y relaja.
  • Extiende los brazos hacia el frente con las palmas hacia abajo. Con la mano izquierda toma el dorso de la mano derecha y haz presión hacia abajo. Mantén esta posición, cuenta hasta 5 y cambia de mano. Ten en cuenta que los brazos deben estar estirados.
  • En la misma posición anterior, pero con las palmas hacia arriba. Con la mano izquierda presione la palma de la mano derecha, estirando hacia atrás todos los dedos de la misma. Tenga en cuenta que los brazos deben estar estirados.
  • De pie, separa las piernas de forma que queden a nivel de los hombros, dobla las rodillas y desliza las manos hasta tocar las puntas de los pies, cuando llegues allí estira las rodillas de acuerdo con la tolerancia que tengas al estirar, sostén y para incorporarte vuelve a doblar las rodillas y sube suavemente hasta la posición inicial.

 

Beneficios de las pausas activas

  • Recuperas energía
  • Previenes el estrés laboral
  • Mejoras la oxigenación muscular
  • Irrumpes la monotonía del ambiente laboral
  • Fortaleces los sistemas inmunológico y nervioso

 

 

 

Blogs relacionados