01 · septiembre · 2019

¿Sabes qué pasa con tu cerebro cuando mueres?

Para la sociedad se ha convertido en un misterio y mito cultural hablar de la muerte, y más aún pensar en ese día. Mientras más se estudia el proceso de morir y la muerte en sí, se hace evidente que la sociedad no habla de ella lo suficiente, en su mayoría de casos por temor. 

 

Muchas veces, cuando las personas pierden a un ser cercano a ellas, no se encuentran preparadas para ese instante. La muerte es una parte básica del proceso de la vida e incluso puede terminar siendo una experiencia positiva en los procesos de algunas enfermedades devastadoras; es el fin de un círculo vital, tan normal como nacer y crecer; algunas culturas han naturalizado este proceso y lo respetan sin temor; es el fin por ahora de la existencia de todos los seres vivos, afirma el Doctor Andrés Villarreal, neurocirujano del Centro Médico Imbanaco especializado en neurociencias. 

 

La neurobiología de la muerte, es el estudio de la muerte en nuestro cerebro; partiendo de la base que esta es parte de vida, y aunque gran parte de ella es conocida, la muerte está envuelta en misterio. 

 

¿Cómo suena la muerte?

 

Aproximadamente 30 segundos después de un paro cardíaco, nuestros cuerpos pasan a un modo de ahorro de energía cerrando todas nuestras células nerviosas. Pero en el momento que no se vuelve a tener flujo sanguíneo cerebral efectivo, las células salen de su estado inhibido y liberan toda su energía almacenada, la cual se extiende por todo el cerebro, asegura el especialista en neurociencias, el Dr. Andrés Villarreal.

 

Enfatiza en que las neuronas del cerebro transmiten señales eléctricas con toda su fuerza por última vez antes de morir por completo. Este fenómeno, es conocido en la comunidad médica como un ‘tsunami cerebral’, anteriormente sólo se había visto y estudiado en animales desde hace más de 50 años; sólo hasta hace un tiempo se ha podido iniciar su estudio en seres humanos demostrando el mismo fenómeno. 

 

La doctora Ana Bolena Polanco, especialista en medicina de urgencias; cuenta que las características de un paciente que está pasando por un episodio de ‘tsunami cerebral’, presenta un alto compromiso del estado de conciencia, ya sea por enfermedad cerebral o no; y en el cual no se evidencian reflejos de tallo cerebral. 

 

La urgenciologa, docente de la Universidad Javeriana, enfatiza además que el mecanismo de salvación que se implementa en un caso de ‘tsunami cerebral’, es atender la causa primaria que provocaría mayor compromiso neuronal; como por ejemplo una reacción de sangrado; a su vez, minimizando el tiempo de paro implementando también maniobras de reanimación avanzada y adecuadas al paciente en riesgo. 

 

En los estudios realizados recientemente, muestran el sonido de la muerte, donde se evidencia en una grabación de la actividad eléctrica del cerebro, reproducida a una velocidad normal de 44 veces, en un paciente que experimentó una lesión traumática en la cabeza. Se detecta un sonido similar a un crujido el cual representa la actividad normal de las células cerebrales; y los periodos de silencio son cortocircuitos de actividad eléctrica causados por ‘tsunamis cerebrales’ u ondas de despolarización que se extienden por las áreas lesionadas del cerebro y causan una pérdida local de la función. Se percibe que la actividad eléctrica del cerebro se recupera, pero con cada ‘tsunami cerebral’, el daño de las células puede empeorar; explica el Dr. Andrés Villarreal, neurocirujano del Centro Médico Imbanaco. 

 

Afirma el especialista que los ‘tsunamis cerebrales’ no marcan el inicio de la muerte, sino que comienza la cuenta regresiva del reloj hasta la muerte celular. Si el flujo sanguíneo no se restablece después de cierto tiempo, las neuronas no pueden recuperarse y morirán; en un tiempo aproximado de 2 a 3 minutos.

 

Después de este episodio, hay un caos completo en las células; los niveles de calcio, por ejemplo, aumentan mil veces. Estos cambios son altamente tóxicos para las neuronas. Sin embargo, cuando el flujo sanguíneo se establece nuevamente y se proporciona energía al cerebro, algunas células pueden recuperar su función. 

 

Anteriormente, se pensaba que el final ocurre cuando el cerebro detiene su actividad eléctrica y queda en silencio, pero no es así, se ha demostrado que el cerebro permanece en un estado viable durante varios minutos después de esta línea plana; y luego se produce el ‘tsunami cerebral’ final: una ola de despolarización que se extiende por la corteza hasta terminar con todo el funcionamiento celular cerebral; asegura el especialista de la Institución. 

 

El Doctor Andrés Villarreal neurocirujano del Centro Médico Imbanaco, afirma que existe la posibilidad de que la mayor actividad cerebral pueda llevar a que las personas vean una luz brillante o experimente una visión de túnel; si esa persona regresa antes de que se destruyan las células o que se genere lo que se define como ‘tsunami cerebral’, es muy probable que puedan recordar lo que vieron; científicamente sería lo que el cerebro recuerda de la experiencia.