02 · noviembre · 2018

Grupo de cirugía pediátrica: Recibe premio al ´Mejor Poster´

El trabajo presentado por el grupo médico fue la cirugía ahorradora de nefronas que permitió a tres niñas salvar sus riñones afectados por tumor bilateral del wilms.

Una cirugía conocida como ahorradora de nefronas permitió a tres niñas salvar sus riñones afectados por tumor bilateral del Wilms. Los cirujanos lograron extraer el tumor maligno de cada uno de los órganos afectados y conservar la función de los órganos vitales.

El trabajo le valió al equipo médico el “Premio al Mejor Poster”, en el pasado “XXII Congreso Colombiano de Cirugía Pediátrica”, llevado a cabo en Bogotá y que reconoció los resultados logrados, en las tres menores a través del complejo tratamiento de alta tecnología.


“Lo complejo es que el tumor aparece en los dos riñones y es necesario un tratamiento especial que consiste, primero, en disminuir el tamaño del tumor y luego proceder a la extracción de las masas malignas y conservar parte de los riñones”, explica el doctor Mauricio Copete, cirujano pediatra, el Centro Médico Imbanaco.


En efecto, una biopsia permitió identificar los tumores y el grupo de oncología trató a las niñas con terapias especiales de quimioterapia y radioterapia para disminuir el tamaño de los tumores, lo que permitió al grupo de cirugía extraer las masas malignas, sin dejar residuos, y mantener la parte del riñón conservando la plenitud de sus funciones.


Según el doctor Pedro Villamizar, cirujano pediatra, “el nefroblastoma o tumor de Wilms es un cáncer maligno del riñón que se presenta en la edad pediátrica. Muy agresivo, pero que es curable, si se diagnostica a tiempo”


Es el segundo tipo más frecuente de cáncer abdominal en niños, después del neuroblastoma de glándula suprarrenal.​ Se presenta generalmente en la infancia (1 de cada 200.000 a 250.000 niños) y menos frecuente en mayores de ocho años y en recién nacidos.


Toma el nombre de Max Wilms, cirujano alemán que lo identificó por primera vez. Un 75% de los casos se presenta en niños sanos, mientras un 25% se asocia a anormalidades del desarrollo, como malformaciones en del tracto urinario y hemihipertrofia o crecimiento desproporcionado de un lado del cuerpo. El tumor responde muy bien al tratamiento médico, si se descubre a tiempo, con tasas de supervivencia del 90% al cabo de 5 años.
La cirugía se conoce como ahorradora de nefrones, unidades básicas para el funcionamiento del riñón o su función renal. Antes, a través de una biopsia, se identifica la presencia del tumor, que, en los casos presentados, se encontró en ambos riñones.


Guiados por los recursos tecnológicos de los quirófanos inteligentes, los cirujanos pediatras retiraron los tumores, cortando de manera precisa los bordes, con dos objetivos: extirpar la totalidad de los tumores, sin dejar residuos, y conservar la parte necesaria de los riñones, para que estos mantuvieran su función vital, por eso se llama cirugía ahorradora de nefrones.


“Cuando el tumor está en un solo riñón la solución es el retiro del órgano, que es un procedimiento más sencillo. En el caso de las niñas, como el tumor es bilateral, la solución es más compleja, porque en la cirugía debemos sacar los tumores y conservar una parte de los riñones”, explica el doctor Copete.


Antes las niñas se sometieron a los tratamientos de quimioterapia lo que permitió disminuir el tamaño de los tumores y facilitó a los cirujanos extraerlos y conservar una parte importante de los órganos, lo que permite mantener su función vital.


“Las niñas están muy bien, se ha hecho el seguimiento de sus casos y preservan su función renal. Además, están libres de la enfermedad, no hay recurrencia o reaparición del cáncer”, señala el doctor Villamizar.


“Estos casos reconocidos como el ´Mejor Poster´ en el Congreso Colombiano de Cirugía Pediátrica, nos confirman como una institución con grupos médicos muy calificados y con recursos tecnológicos disponibles para cuidar y preservar la vida, en este caso de tres niñas, lo que nos complace enormemente”, dijo finalmente, el doctor Alejandro de La Torre, director científico, del Centro Médico Imbanaco.