21 · mayo · 2019

El asma es tratable y se puede controlar.

De acuerdo a GINA (Global Initiative for Asthma) cerca de 300 millones de personas en el mundo la padecen. Se estima que la prevalencia mundial es cercana al 10%. Es una enfermedad que se puede presentar a cualquier de edad y afecta a niños, adultos y adultos mayores.

El 7 de mayo se celebró el Día Mundial del Asma, considerada como una enfermedad inflamatoria crónica de las vías respiratorias caracterizada por tos, dificultad respiratoria y silbidos en el pecho en algunas ocasiones.

Según la Guía de Atención Integral de Asma, elaborada por la Asociación Colombiana de Neumología Pediátrica, el Ministerio de Protección Social y Colciencias, en Colombia el 10,4% de la población sufre de asma; donde el 23,4% corresponde a menores de 4 años; el 12,4% en niños de 5 a 11 años de edad; y 11,5% en jóvenes de 12 a 18 años.

El diagnóstico para esta enfermedad se realiza mediante una evaluación clínica completa por parte de un médico especialista en neumología, al presentar alguno de los síntomas descritos anteriormente; es posible que el médico realice un estudio llamado espirometría, mediante el cual se evalúa la capacidad de transportar aire dentro de los pulmones.

 

Origen de la enfermedad

Dado que su origen es multifactorial, el hereditario es el menos frecuente, también puede ser ambiental, genético, ocupacional, lo que se debe tener presente es que no existe una manera de prevenir la enfermedad, afirma la Dra. Isabel Palacios, neumóloga del Centro Médico Imbanaco. Por lo anterior, el paciente con diagnóstico conocido de asma tiene la posibilidad de evitar las crisis de la enfermedad mediante un apropiado control médico.

La doctora Palacios asegura que contrario a lo conocido antiguamente, no todos los asmáticos son alérgicos, por lo que la nueva era en la medicina tiende a la personalización de la misma para lograr el mejor tratamiento para cada paciente, teniendo en cuenta que todos los casos son diferentes.

La mayoría de los pacientes logran el control de los síntomas mediante terapia con esteroides inhalados como medicamento controlador; método seguro para la administración y con mínimos eventos adversos respecto a la terapia oral. A su vez, existe gran variedad de formas de presentación de medicamentos inhalados para el asma. La clave para el control del asma es la adherencia a la terapia inhalada, la cual según la frecuencia de las crisis los pacientes requerirán uso diario, afirma la neumóloga del Centro Médico Imbanaco.

 

Mitos y realidades.

Con el paso del tiempo se han ido creando un sinnúmero de creencias alrededor de la terapia inhalada; la más popular es que generan adicción, premisa negada por la especialista afirmando además que estos procedimientos son seguros para el corazón y su sistema cardiaco.

Sólo el 5% de los pacientes con asma se clasifican con asma severa, para estos casos es necesario el manejo de un equipo experto en esta tipología y quienes ofrecen terapias disponibles para su tratamiento, entre ellos se encuentran medicamentos conocidos por los especialistas como biológicos, los cuales permiten controlar la inflamación a nivel sistémico. Así mismo, existe la termoplastia bronquial, método realizado por broncoscopia (endoscopia respiratoria) para reducir el músculo liso de los bronquios y así disminuir las crisis, asegura la doctora Isabel Palacios, neumóloga experta en el manejo de infecciones respiratorias del Centro Médico Imbanaco.