15 · mayo · 2018

Cómo cuidar sus ojos, cuando consultar por urgencias oftalmológicas

Traumas, heridas, quemaduras, producidas por accidentes o la presencia de cuerpos extraños en el ojo, son las urgencias oftalmológicas más comunes. Es importante la consulta oportuna y su manejo adecuado por el oftalmólogo para prevenir daños irreversibles y pérdida de la visión.

Traumas, heridas, quemaduras, producidas por accidentes o la presencia de cuerpos extraños en el ojo, son las urgencias oftalmológicas más comunes. Es importante la  consulta oportuna y su manejo adecuado por el oftalmólogo para prevenir daños irreversibles y pérdida de la visión.

“Es importante que el médico de urgencias, como cualquier otro especialista, diferente al oftalmólogo, tenga conocimientos de estas patologías para tomar decisiones oportunas al momento de definirla como una urgencia oftalmológica”, señala la doctora, Diana Libreros, retinóloga, del Centro Médico Imbanaco.

De acuerdo con la doctora Libreros, una pérdida parcial o total de la visión, debe consultarse de inmediato para ser atendido con una urgencia, una neuritis óptica isquémica anterior o perdida de la visión en horas o días, la neuritis óptica no isquémica, que presenta papilitis, neuritis y dolor a los movimientos oculares, también se consideran urgencias.

Existen, también, las consultas oftalmológicas prioritarias, es decir que dan un tiempo de espera, no obstante, deben tratarse a tiempo para prevenir daños mayores. El dolor ocular marcado, localizado en el globo, no migrañoso, sin alteraciones de la visión ni ojo rojo, es una consulta oftalmológica.

“Conjuntivitis tratadas previamente por el médico no oftalmólogo y que no ceden con la medicación, la patología inflamatoria palpebral aguda u orzuelo persistente a pesar del tratamiento o una patología de aspecto tumoral del segmento anterior (párpados, conjuntiva, etc.), deben consultarse de manera oportuna”, señala la doctora Laura Echeverry, oftalmóloga del Centro Médico Imbanaco.

Los exoftalmos de aparición brusca, cuando los ojos parecieran agrandarse. Para esta patología se hace necesario un TAC craneal y analítica general. ·Así mismo, un examen de fondo de ojo en pacientes con sospecha de patología neurológica. En los diabéticos, por pérdida de agudeza visual o metamorfopsia.  En diabetes tipo I, es oportuno el diagnóstico, por la posibilidad de retinopatía rápidamente progresiva.

Para lo doctora Echeverry, lo importante es tener claro qué tipo de problemas se deben consultar urgente y que a la hora de evaluarse por el grupo médico se remita al especialista.

Existen otras patologías que también son graves, como la oclusión vascular con pérdida aguda de la visión, que puede ser indolora y con blanqueamiento superficial central de la retina. Las hemorragias difusas y el desprendimiento de retina,  con pérdida de visión central o periférica. “Deben ser consultadas y tratadas de manera inmediata por el especialista”, dice la retinóloga.