08 · agosto · 2018

Cómo cuidar los pulmones, uno de los mayores problemas de salud en el mundo

Alergias respiratorias, enfermedades pulmonares de origen laboral, asma e hipertensión pulmonar, entre las enfermedades más frecuentes. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, OMS, el 90% de las muertes por Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, EPOC, se producen en países de bajos y medianos ingresos.

Millones de personas en el mundo sufren cada día las consecuencias de las enfermedades respiratorias crónicas, ERC, la mayoría ni siquiera son diagnosticadas. Son más de 300 millones de personas que padecen asma, unos 100 millones que sufren enfermedad pulmonar obstructiva crónica, EPOC, las dos patologías, junto con la rinitis alérgica, más comunes y graves.

“Las enfermedades pulmonares son uno de los mayores problemas para la salud mundial. Se estima que aproximadamente son la causa de una de cada seis muertes en el mundo”, señala la doctora, Isabel Palacios, neumóloga intervencionista, del Centro Médico Imbanaco.

Según la especialista, a pesar de los avances de la ciencia y las nuevas tecnologías médicas, el impacto de las enfermedades pulmonares sigue siendo muy alto en el mundo, especialmente en los países menos desarrollados.

Este tipo de enfermedades no sólo causa discapacidad severa, sino la muerte prematura. Los costos en la atención primaria son altísimos, así como los cuidados y los tratamientos hospitalarios, sin contar la pérdida de productividad de aquellas personas que no pueden trabajar y los que mueren en forma prematura, como consecuencia de la enfermedad.

 De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, OMS, el 90% de las muertes por EPOC se produce en países de bajos y medianos ingresos. Las alergias respiratorias, las enfermedades pulmonares de origen laboral y la hipertensión pulmonar, también, se clasifican entre las más frecuentes.

“Como factores de riesgo están el tabaquismo, la contaminación del aire en espacios cerrados, la contaminación exterior, los alérgenos y la exposición a riesgos ocupacional, como el polvo y productos químicos”, señala la doctora Palacios.

La nariz es la puerta de entrada del aire al tracto respiratorio superior. Filtra el aire que se respira, elimina el polvo, los gérmenes y los irritantes. Su función es tan importante, como la de calentar y humedecer el aíre inhalado para evitar daños en las vías respiratorias inferiores y los pulmones.

“Cuando no puede realizar correctamente su función, bacterias y otros microorganismos se reproducen en su interior con mayor facilidad ocasionando diversas infecciones”, advierte la neumóloga del Centro Médico Imbanaco.

Por eso, para los especialistas, el cuidado de los pulmones y en general de las vías respiratorias, está en la prevención.  Una buena higiene, con lavados nasales con agua de mar, nos puede ayudar a eliminar los virus y bacterias atrapados en la mucosidad y los patógenos, alérgenos y partículas contaminantes que se encuentran en el interior de las fosas nasales.

Si ya se padece los síntomas, como una congestión nasal severa, lo mejor es optar por un descongestionante en spray para reducir la inflamación y aliviar la sensación de nariz tapada y respirar mejor.