16 · octubre · 2018

Cáncer de mama: mitos y realidades

Traumas o golpes, uno de los mitos asociados a la aparición de la enfermedad y solo es una condición benigna. El dolor es otro de los motivos de angustia y consulta. Los medios de comunicación, internet y las redes sociales, contribuyen a masificar los mitos, con impacto negativo y desorientación a la hora de consultar al médico.

Sólo en el último año, se registraron 2.1 millones de casos nuevos en el mundo, es decir que una de cada cuatro mujeres es diagnosticada con cáncer de mama, según el reporte de Global Cáncer, Globocan.

Con relación a la incidencia de los diferentes tipos de cáncer, el de mama presentó el mayor número de casos nuevos reportados al Fondo colombiano de enfermedades de alto costo o Cuenta de Alto Costo, CAC, seguido por el de próstata y cérvix, mientras que Globocan ubica en primer lugar al cáncer de próstata, seguido por mama y cérvix.

“Lamentablemente el cáncer de mama no sólo es el más frecuente en todo el mundo, sino que también es al que más muertes se le atribuye en mujeres en más de 100 países”, señala la doctora, Ana María Fidalgo, ginecobstetra y cirujana de mama, del Centro Médico Imbanaco.

Según la especialista, de esta tendencia sólo se exceptúan Europa del norte, Nueva Zelanda, donde el cáncer de pulmón prevalece, y países de África Subsahariana, que tiene altas tasas de cáncer de cérvix.

El cáncer de mama sigue siendo una de las enfermedades con mayor número de mitos debido a su alta incidencia, a la letalidad y lo sensible de su aparición, lo que genera un impacto negativo en cuanto a la consulta temprana y a conductas inadecuadas.

“Hoy es más preocupante por la existencia de las redes sociales y su difusión masiva sin un respaldo médico y mucho menos científico. Páginas de internet, medios de televisión, entre otros; están generando mucho impacto”, afirma la doctora Fidalgo.

“Preocupa porque este tipo de informaciones hace que los pacientes no consulten a tiempo sobre un determinado síntoma y se diagnostique en etapas más avanzadas”, asevera la especialista

Según la doctora Ana María, uno de los mitos que más expresan las pacientes en consulta, tiene que ver con los traumas o golpes en los senos y si estos favorecen la aparición de la enfermedad.

“Es importante definir que la necrosis grasa es una condición benigna que ocurre como resultado de un trauma en la mama o intervenciones quirúrgicas; esta puede ser confundida con algún proceso maligno en el seno, y en ocasiones las pacientes son sometidas a biopsias para confirmar el diagnóstico, pero no aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama y por lo tanto es un mito”, señala la mastóloga.

Según la especialista, la mastalgia o dolor mamario, es otro motivo de consulta muy frecuente, debido a la preocupación y ansiedad que genera en las pacientes, por su relación con cáncer. La presencia de la enfermedad en una mujer que presente solo dolor mamario, con examen clínico e imágenes mamarias negativas, es muy raro.

Se han reportado tasas que van desde 0.3% hasta 3%; sin embargo, estas pacientes deben consultar con medicina general, y de acuerdo a los hallazgos, antecedentes personales, familiares o sospecha clínica, debe ser remitidas con un especialista del seno.

En cuanto a las verdades que se han estudiado sobre esta patología, son importantes tenerlas en cuenta, no solo por las pacientes, sino por el personal médico, para reconocer factores de riesgo y definir pacientes de alto riesgo.

Por ejemplo, si el cáncer de mama es hereditario. Según Fidalgo, se sabe que aproximadamente solo el 5-15% de este tipo de cáncer tiene un componente hereditario; los principales genes de susceptibilidad son BRCA 1 y BRCA 2, que confieren un riesgo del 72% y de 69% respectivamente.

“Sin embargo, hay otros genes que también pueden aumentar el riesgo y deben ser tenidos en cuenta por su médico tratante”, indica la especialista del Centro Médico Imbanaco.

La aparición de cáncer de mama en hombres es uno de los temas que también genera controversia, debido a que antes se pensaba que esta enfermedad era exclusivamente del género femenino. La incidencia es baja y representa menos del 1% de los cánceres diagnosticados en hombres. Sin embargo, en países africanos estas cifras pueden aumentar.

“En general, el diagnóstico se realiza en etapas avanzadas de la enfermedad por falta de concientización de los hombres y la ausencia de exámenes de tamización, como sucede con la mamografía en las mujeres”, señala, finalmente, la doctora Fidalgo.