29 · abril · 2022

Meningitis: ¿qué produce y cómo tratarla?

De la meningitis hemos escuchado que es la inflamación del cerebro, que para prevenir esta enfermedad es necesario vacunarnos y que es de tipo bacteriana, pero lo cierto es que también puede ser viral, postinfecciosa, autoinmune, generada por hongos o secundaria a medicamentos.

Así lo afirma la líder del área Neurología de nuestra Clínica Imbanaco Grupo Quirónsalud, Angélica Gómez, quien además explica que esta enfermedad inflama las tres capas de tejido delgado que cubren la superficie del cerebro, cerebelo y la médula espinal, llamadas meninges. “Ellas cumplen un papel protector y de estabilidad de la estructura cerebral, que al alterarse produce inflamación local con migración de células y en algunas ocasiones afección del tejido cerebral”, precisa. 

En el caso de la meningitis provocada por infecciones, hay virus, bacterias y enterovirus que pueden llevar a que una persona la contraiga, como lo refiere el doctor José Millán Oñate, médico infectólogo de nuestra Institución que explica que en el caso de la del tipo bacteriana puede ser producida por el neumococo o meningococo, “así como por otros agentes infecciosos como la tuberculosis”.

¿Qué síntomas se presentan?

  • Dolor de cabeza constante.
  • Fiebre.
  • Vómito o diarrea.
  • Malestar general.
  • Algunos pacientes pueden presentar debilidad en alguna extremidad.
  • Alteración en el habla.
  • Pérdida de conciencia.
  • Convulsiones.
  • Comportamientos como agresividad o desorientación.

¿Cuándo acudir al servicio de urgencias?

En cuando los síntomas se incrementen. “Si ese dolor de cabeza intenso y constante va acompañado de rigidez, que el paciente se le dificulte mover la cabeza, que haya dificultad en la visión y se presenten los otros síntomas antes descritos es necesario acudir de inmediato al servicio de urgencias más cercano, ya que el médico debe valorarlo a través de exámenes físicos y diagnósticos”, puntualiza el doctor Oñate.

Todos estamos propensos a padecerla, pero los niños y los adultos mayores son las poblaciones más vulnerables de esta enfermedad, “así como las personas que tienen deficiencia en las defensas o enfermedades autoinmunes”, menciona la doctora Gómez.

La prevención está en nuestras manos, ambos médicos especialistas recomiendan cumplir con la vacunación, cuya medida disminuye los riesgos de padecerla, “los niños deben cumplir con todo su esquema de vacunación y los adultos mayores tener refuerzos que minimizan los riesgos de padecerla”, precisa el Dr. Oñate.

Así mismo, se recomienda cuidado en los resfriados e infecciones que se contraigan, evitar el uso indiscriminado y no formulado de antibiótico, conocer las alergias y evitar el uso de analgésicos de forma inusual.

¿Si no se trata a tiempo qué puede producir?

Cuando se deja avanzar la enfermedad pueden haber secuelas irreversibles en el paciente, como alteraciones en la concentración y en la manera de interactuar con las demás personas. Sin embargo, la gravedad con que haya dado la enfermedad, el tiempo de evolución y qué la haya ocasionado influye en las secuelas que puede dejar, entre las más frecuentes está la sordera, epilepsia y dificultad para mover alguna extremidad.

¿Puede ser contagiosa?

Depende de qué la haya causado así mismo es el riesgo de contagio. “Si es producida por la bacteria meningococo, es probable que se contagie a otra persona cercana, de allí la importancia del seguimiento médico y los análisis pues ellos darán claridad del agente que la generó”, concluye el Dr. Oñate.

 

Te puede interesar:

Especialistas de Neurología

Especialistas de Infectología