28 · octubre · 2019

La vida después del Cáncer de Mama

El mes de octubre se celebra en todo el mundo, el mes de la Sensibilización sobre el Cáncer de Mama, es una iniciativa de la organización mundial de la salud para aumentar la atención y el apoyo prestados a la sensibilización, la detección precoz, el tratamiento de esta enfermedad. 

 

Luego de terminar el tratamiento muchas mujeres incluso hombres pueden experimentar una tormenta de sentimientos que van desde la felicidad y entusiasmo por finalizar el tratamiento; pero también es un momento de mucha zozobra e incertidumbre, pensando como será el reintegro a su vida normal, si el cáncer regresará nuevamente o inclusive como afrontar todos esos cambios físicos y emocionales que se presentaron como consecuencia de los tratamientos. 

 

El término “superviviente de cáncer” incluye a cualquier persona que haya sido diagnosticada con cáncer, desde el momento del diagnóstico hasta el resto de su vida; es muy importante tener en cuenta que los familiares, amigos y cuidadores del paciente también forman parte de la experiencia de supervivencia en cáncer, asegura la doctora Ana María Fidalgo, ginecóloga y mastóloga del Centro Médico Imbanaco.  

 

Las mujeres y hombres sobrevivientes de cáncer no solo de mama, deben recibir cuidados especiales durante el seguimiento; estar atentos y vigilar según las recomendaciones de su grupo médico el cáncer, este debe incluir un examen físico regular e imágenes mamarias; se debe hacer cada 6 meses los primeros 4 años y luego anualmente.  El seguimiento no solo debe centrarse en la vigilancia del cáncer, sino también en las complicaciones relacionadas con el tratamiento incluyendo la detección del linfedema, los problemas psicosociales y los problemas ocupacionales, además el cumplimiento del tratamiento continuo y las recomendaciones de estilo de vida, que incluye una dieta balanceada, actividad física,  minimizar el consumo de alcohol y abstenerse de fumar; todas estas estrategias minimizan la posibilidad que la enfermedad regrese y conducen a mejorar la calidad de vida, afirma la especialista de la Institución. 

 

Además del desgaste físico y psicológico al que se ven sometidas las pacientes diagnosticadas con cáncer de seno durante su enfermedad y tratamiento, también deben enfrentar el cambio en su imagen corporal. Más allá de la caída del pelo y del aumento de peso, deben enfrentar la posibilidad de que uno o sus dos senos sean extirpados parcial o totalmente, aclara la Dra. Ana María Fidalgo ginecóloga y mastóloga del Centro Médico Imbanaco.  

 

¿Cómo voy a lucir sin ellos?, ¿cómo me voy a sentir cuando me mire al espejo?,

¿cómo reaccionarán los otros? son algunas de las preguntas que se hacen miles

de mujeres frente a una mastectomía. 

 

Todas las pacientes que han perdido uno o los dos senos son candidatas a un proceso de reconstrucción mamaria una vez realizada, la probabilidad de reconstruir los senos es una opción, que debe ser tomada con la asesoría del médico tratante y el acompañamiento de un buen cirujano plástico, afirma la Dra. Paola Kafury cirujana plástica y oncoplastia mamaria del Centro Médico Imbanaco. 

 

Existen muchas alternativas reconstructivas, todas basadas principalmente en mantener la autoimagen, seguridad en sí mismas y el hecho de no sentirse mutiladas teniendo una mejor adherencia en el tratamiento oncológico incluyendo las sesiones de quimioterapia y radioterapia, por lo general se realiza de una manera inmediata o también tardía, especifica la Dra. Kafury, de manera inmediata es el mismo día de la mastectomía o cuadrantectomía después de que el cirujano oncólogo o mastólogo realizan el procedimiento oncológico, ingresa el grupo de especialistas en cirugía plástica a realizar la reconstrucción; estos procedimientos duran aproximadamente tres horas según el caso de la paciente. 

 

En caso de ser una cirugía tardía se realiza cuando la paciente toma la decisión de no realizarse una reconstrucción inmediata, o en caso de presentar cáncer en etapa de embarazo, por ejemplo; en este momento se prefiere aplazar la reconstrucción con el fin de no someter a la paciente embarazada a una cirugía prolongada, aclara la especialista en cirugía plástica y oncoplastia mamaria.   

 

La oncoplastia mamaria se utiliza especialmente en cuadrantectomías, al realizarse se pretende que con diseños de cirugías estéticas de mamo reducción, en compañía del oncólogo se hace la resección del tumor, buscando dejar una forma estética y armoniosa al seno, preservando la seguridad de márgenes oncológicos; aclara la dra. Kafury que todas las cirugías reconstructivas sean inmediatas, tardías u oncoplásticas, pueden requerir dos o más tiempos quirúrgicos, eso con el fin de lograr simetría en los senos. 

 

Con relación a los beneficios de la reconstrucción mamaria se encuentra, mejorar la adherencia de la paciente a su manejo oncológico, previniendo sentimientos de mutilación, promoviendo en ella seguridad con su imagen y disminuyendo el temor frente a la pareja en las relaciones sexuales.  Es importante aclarar que la reconstrucción mamaria no incide en la evolución de la enfermedad, pero sí mejora la confianza en sí misma, ya que el tratamiento y manejo del cáncer puede afectar muchos aspectos de la sexualidad, y los sobrevivientes de cáncer de seno deben ser interrogados de manera rutinaria acerca de las preocupaciones relacionadas con la salud sexual y ser asesorados o referidos según sea necesario. 

 

En el Centro Médico Imbanaco se vienen realizando reconstrucciones mamarias hace aproximadamente 20 años, en ese entonces solo se reconstruía el 30% de las pacientes, hoy se reconstruyen el 70% de las pacientes.