08 · agosto · 2020

La lactancia materna es amor, ¡Recuperémosla!

¿Mamá, no tienes suficiente leche? ¿La forma de tu pezón no te permite amamantar?

¿No le gusto tu leche al bebé?

Estas son algunas de las conclusiones a las que erróneamente se llega cuando una mujer empieza su proceso de lactancia materna y que se lo pueden llegar a obstaculizar y frenar de forma definitiva. ¡Hoy el Centro Médico Imbanaco quiere decirte que lo estás haciendo muy bien y que sí se puede!  

Mónica Cáceres, enfermera de nutrición clínica del Centro Médico Imbanaco sugiere no dejarse afectar por erróneas conclusiones o comentarios que afectan drásticamente el proceso de lactancia y terminar privando a su hijo de los múltiples beneficios de la leche materna. 

Un estudio publicado en The Lancet, realizado en Brasil con una población estudiada de 3.490 participantes, encontró que la lactancia materna  se asocia con un rendimiento mejorado en las pruebas de inteligencia 30 años después, y podría tener un efecto importante en la vida real, al aumentar el nivel educativo y los ingresos en la edad adulta, este es uno de los tantos beneficios que  se han demostrado de la leche materna no solo en el bebé sino también en la madre, otros beneficios  que se pueden resaltar son: 

  • Protección contra las alergias. 
  • Permite el adecuado crecimiento y estado nutricional en el niño. 
  • Favorece el desarrollo sensorial y oro-motor en el niño lo que beneficia el desarrollo del lenguaje. 
  • Sensibilidad adecuada con diferentes consistencias y sabores de los alimentos. 
  • Favorece el vínculo madre/hijo generando tranquilidad y seguridad al bebé mientras se adapta al mundo externo. 

La lactancia materna se trata de un proceso natural que genera cuidado integral a los bebés, una muestra de amor que protege no solo su salud física a corto y largo plazo, sino protegiendo su bienestar emocional. Entorno a la lactancia materna se han creados premisas falsas, las cuales se explican a continuación: 

  1. No es real que la madre deba privarse de un gran número de grupos de alimentos durante la lactancia; lo que sí se sugiere es que la mamá lleve una dieta balanceada en verduras, frutas, proteínas y grasas saludables. 
  2. Es falso que se considere que “la mamá no produce lo que el bebé necesita”. Todas las madres pueden producir la leche que el bebé necesito a menos de que exista alguna anomalía que no lo permita, esto va a estar influenciado por otros factores como la postura, el agarre, la hidratación y estado emocional de la mamá. 
  3. Una de las afirmaciones más comunes la cual no es correcta es que “se debe alimentar de cada seno por un tiempo de 15 minutos”, en realidad la lactancia materna debe ser a libre demanda, es decir, no fijar la atención en los horarios y duración de la toma, ya que el bebé debe ser alimentado cada vez que quiera y hasta que suelte el pecho. 

En la Semana Mundial de la Lactancia Materna el Centro Médico Imbanaco se une con su Campaña #SíPodemosLactar bajo el acompañamiento especializado y educativo a las nuevas mamás a través de capacitaciones personalizadas y entrenamientos que ayudarán en el proceso de lactancia. Lo más importante para este proceso es tener información de manos expertas que logre con su experiencia brindar tranquilidad, conocimiento y orientación durante la etapa como lactante. 

Sabemos que no es un proceso fácil, que has pensado en rendirte, que te sientes cansada y dices ¡ya no más!, pero tu bebé, tu familia y nosotros confiamos en ti, así que tu confía, confía en tu cuerpo y en todo lo que tienes para ofrecer a tu bebé, hoy queremos decirte, que todo va a estar bien y sí se puede. Dra. Ligia Delgado, pediatra del Centro Médico Imbanaco.

Te puede interesar:

Todo lo quebes saber sobre la leche materna.

Guía de lactancia materna.

Blogs relacionados