14 · agosto · 2020

Esperanza de vida en tiempos de pandemia.

Sergio Vallecilla es un joven de 27 años que llega al Centro Médico Imbanaco a finales del año pasado a quien se le diagnosticó con una miocardiopatía dilatada no isquémica con una presentación de una falla cardíaca avanzada dado por una función ventricular reducida presentando a su vez, fibrosis en el corazón; en ese entonces se le empezó manejó con tratamiento médico el cual no presentó ninguna evolución o mejoría en su salud.

Hace un mes fue trasladado desde la ciudad de Pereira a la Institución con el fin de encontrar una posibilidad de trasplante cardíaco cumpliendo tres semanas hospitalizado en la Unidad de Cuidados Intensivos a la espera de un posible donante, durante este tiempo fue manejado con medicamento inotrópico para mantener su función cardíaca hasta lograr un donante compatible, afirma el doctor José Eduardo Echeverry, médico cardiólogo del paciente.

El pasado martes 21 de julio en horas de la noche Sergio y su familia reciben la gran noticia de un donante compatible por lo que la esperanza de vida inicia con un rescate de órganos realizado en otra ciudad el miércoles 22 de julio saliendo de Cali a las 5:00 a.m.

El rescate de órganos inicia en la mañana del 22 de Julio realizado por un grupo multidisciplinario de médicos y personal asistencial logrando extraer el corazón del donante que le daría a Sergio nuevos latidos de vida para él y su familia que compartían la alegría y agradecimiento por este acto de solidaridad y amor.

Los órganos llegaron a la Institución a las 11:00 a.m. los pacientes receptores estaban listos para ser intervenidos quirúrgicamente y empezar a gozar de esta nueva oportunidad de vida. Sergio, un papá joven, trabajador, apasionado por el deporte y su familia ya se encontraba listo para recibir su nuevo motor. Su cirugía duró aproximadamente 5 horas liderada por un grupo multidisciplinario conformado por, cardiólogo del Programa de Falla Cardíaca y Trasplante Cardíaco del Centro Médico Imbanaco, tres cirujanos cardiovasculares, dos anestesiólogos cardiovasculares y el equipo de apoyo, para un total de 10 personas entregando lo mejor para brindarle una nueva vida al paciente.

En el momento, Sergio se encuentra recuperándose en compañía de su familia y su hijo, su fuente de fortaleza para sacar adelante esta prueba de vida.  Su salida se dio con manejo de medicamentos inmunosupresores los cuales tomará de por vida y medicamentos que eviten la llegada de cualquier tipo de infección, esto acompañado de controles semanales en el Programa de Falla Cardíaca y Trasplante Cardíaco de la Institución durante el primer mes para posteriormente realizar controles médicos mensuales.

TE PUEDE INTERESAR

La carrera de joven ciclista en Cali por premio que salvaría su vida: un trasplante de corazón

Unidad de trasplante de Órganos y Tejidos.