06 · septiembre · 2018

Nuevo Radiofármaco para pacientes con cáncer de próstata

Concluyeron de manera exitosa las pruebas de la 18F-Colina PET, el radiofármaco que en algunos meses hará parte del arsenal diagnóstico integrando el adelanto tecnológico en todos los pacientes de Valle y del sur occidente colombiano.

Cargando…
Link Compartir

Si bien en nuestro medio es nuevo, la 18F-Colina es un marcador PET-TAC lleva varios años en el mundo y su uso se ha enfocado en la detección de las células tumorales en pacientes con cáncer de próstata, ya que las localiza mediante el estudio de su metabolismo.

El paciente, de nuestro trabajo, como podemos ver en las imágenes, es un hombre con diagnóstico de cáncer de próstata tratado mediante prostatectomía y radioterapia en el lecho prostático. En sus controles posteriores se identifica un incremento progresivo de su PSA (antígeno prostático), sin embargo, los estudios de imagen (RMN multiparamétrica) y gammagrafía ósea no reportan alteraciones valorables.

Por esta razón se realiza el estudio convencional con 18F-Colina PET y se observa la presencia de cambios metabólicos en el lecho prostático izquierdo y de una adenopatía en el territorio de la iliaca izquierda, sugestivos de viabilidad tumoral.

El cáncer de próstata, el cáncer más común entre los hombres en países desarrollados como Estados Unidos donde se espera que en 2018 se diagnostiquen alrededor de 164.690 nuevos casos y se reporten 29.430 muertes por esta causa. El diagnóstico precoz, con un adecuado estadiaje para una apropiada terapia, se hace esencial para una recuperación ideal de estos pacientes.

A pesar de los avances tecnológicos en el campo de la radiología como el TAC helicoidal y la Resonancia Magnética Multiparamétrica (RMN), existen todavía retos que son difíciles de abordar, como es el caso de los pacientes con diagnóstico de cáncer de próstata, estadificados y tratados, en quienes se observa un progresivo incremento delantígeno prostático específico (PSA).

Por esta razón, se hacen imprescindibles estos métodos de diagnóstico que permiten al médico tratante localizar la enfermedad, determinar su extensión y su agresividad, con el objetivo de implantar la mejor terapia para su paciente.