26 · julio · 2017

Venas varices afecta a mujeres y hombres, más que un problema de estética

Permanecer de pie por más de seis horas al día, el sedentarismo y la obesidad, entre las causas de la aparición de las venas varices. Las mujeres las más afectadas. Después de los 50 afectan a los hombres.

Cargando…
Link Compartir

Dolor, hinchazón y sensación de cansancio en las piernas son los síntomas de las venas varices,  una enfermedad que afecta  principalmente a las mujeres. Después de los 50 años de edad las varices afectan por igual a hombres y mujeres.

Se trata de venas superficiales que sufren una dilatación anormal y pueden variar desde pequeñas vénulas menores de un milímetro de grosor (Teleangiectasias) hasta grandes paquetes dilatados y prominentes que se observan fácilmente en las piernas.

“La historia familiar (herencia genética), la edad (mayores de 50 años), el sexo femenino, multiparidad (dos o más embarazos), el uso de anticonceptivos orales, permanecer de pie más de seis horas al día y la obesidad, están entre los factores más comunes de la enfermedad”, señala el doctor José Manuel González, cirujano vascular,  del Centro Médico Imbanaco.

En las piernas existen dos sistemas venosos, el superficial compuesto por venas que van debajo de la piel y el profundo formado por aquellas que se encuentran entre los músculos de las piernas pegadas a los huesos.

“La función de las venas es llevar la sangre desde la periferia hacia el corazón. En los brazos y la cabeza no hay ninguna dificultad porque la fuerza de la gravedad hace llegar la sangre al corazón”, dice el doctor González.

En las piernas la sangre debe subir en contra  de la gravedad hasta el corazón, es decir más de un metro. Cuando caminamos o hacemos ejercicio los músculos de las extremidades inferiores se contraen y  presionan las venas, enviando la sangre hacia arriba, funcionando como si fuera un  ´corazón periférico´”.

Según el cirujano vascular, para evitar que la sangre se devuelva, dentro de las venas existen unas válvulas que impiden el retorno de la sangre hacia los pies. Sin embargo, en los pacientes con varices, estas válvulas están dañadas y la sangre se estanca, lo que ocasiona aumento del diámetro de las venas. 

Como consecuencia del estancamiento, al no circular la sangre, no llega oxígeno y alimento a los tejidos, con lo cual la piel cambia de color, se reseca y se infecta fácilmente, dando lugar a las conocidas úlceras varicosas.

“Es entonces cuando el paciente empieza a presentar dolor severo y tremendo cansancio al caminar hasta llevarlo a la postración, limitando sus actividades cotidianas”, dice el doctor González.

Dependiendo del estado del sistema venoso profundo y de la cantidad y grosor de las venas, existen varios tipos de tratamiento: Para las vénulas de tres milímetros se utiliza la escleroterapia o inyección de un líquido en las venas varicosas con excelentes resultados.

Para las venas mayores de tres milímetros se utiliza la cirugía que consiste en extraer las venas a través de unas pequeñas incisiones en la piel, siempre y cuando el sistema venoso profundo se encuentre en buenas condiciones. Si está obstruido el tratamiento es médico, utilizando medias elásticas y medicamentos especiales.

Los especialistas recomiendan dormir con las piernas elevadas (10 a 15 centímetros), no usar tacones, no permanecer de pie o sentado por largos periodos de tiempo, bajar de peso, realizar ejercicios como caminar, montar bicicleta o nadar, no levantar pesas con las piernas, no utilizar anticonceptivos hormonales y no fumar.

Ante la aparición del problema es necesario consultar con un especialista en cirugía vascular “que conozca los diferentes métodos de diagnóstico y las múltiples alternativas de tratamiento que existen para poder solucionar en forma definitiva un problema que puede llegar a ser terriblemente incapacitante”, señala, finalmente, el cirujano vascular, del Centro Médico Imbanaco.