05 · julio · 2017

Se aumenta el poder dañino de los rayos del sol, debemos extremar el cuidado de la piel

Existen tres tipos de radiación ultravioleta, RUV. Tipo a o uva, productora de pigmentación y relacionada con el envejecimiento cutáneo y las arrugas, la UV B, ocasiona la quemadura solar, relacionada con el cáncer de piel y alteraciones en el sistema inmune. La UV C, la más nociva de todas, que no alcanza a llegar gracias a la capa de ozono.

Cargando…
Link Compartir

Julio y agosto, los meses de sol, coinciden con las vacaciones y en consecuencia con el incremento de las consultas al dermatólogo, por lesiones en la piel, debido a la exposición excesiva a la radiación solar.

¿Sabía usted que los rayos del sol (además de ocasionar el cáncer de piel) son responsables del 80% del envejecimiento de la piel, en forma de arrugas, y manchas de diversos tipos? ¿Sabía qué, incluso, pueden alterar el sistema autoinmune y por tanto tienen que ver con enfermedades como el lupus?

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, cerca de 100 mil personas mueren al año por sobre exposición a las radiaciones ultravioleta de la luz solar, lo que provoca melanomas y otros tipos de cánceres, según el informe "El Problema Global de las Enfermedades causadas por la Luz Ultravioleta".

Otros estudios han encontrado, también, que la exposición excesiva a los rayos del sol  puede producir reacciones alérgicas y fototóxicas a sustancias tomadas –como medicamentos- o aplicadas en la piel. Para la salud humana el sol puede ser un arma de doble filo. Si bien tiene aspectos positivos, como participar en la síntesis de vitamina D, en la piel luego de la exposición solar, su exceso constituye una fuente de riesgos para múltiples enfermedades.

Los dermatólogos explican que existen tres tipos de radiación ultravioleta, RUV, y cada una ofrece un riesgo determinado: tipo A o UVA, productora de pigmentación  y relacionada con el envejecimiento cutáneo y las arrugas, la UV B, que ocasiona la quemadura solar  y relacionada con el cáncer de piel y el desarrollo de cataratas y alteraciones en el sistema inmune.

La mayoría de esta radiación se absorbe en la capa de ozono. Finalmente la UV C, la más nociva de todas, que no alcanza a llegar gracias a la capa de ozono.

Los factores culturales, según los especialistas, han determinado cambios en las actividades al aire libre, el tipo de ropa, el afán equivocado de estar bronceado, entre otros, lo que incide en el aumento en la frecuencia de diferentes tipos de cáncer de piel. En el mundo comienza a convertirse en una verdadera epidemia, pues algunas formas de cáncer llegan a ser mortales.        

Los especialistas reiteran que los efectos del sol son acumulativos. Que el bello bronceado de hoy, será la mancha, la peca, la arruga y el cáncer de mañana. Insisten en que se deben extremar medidas de cuidados en estos meses de julio y agosto, pues con las vacaciones y la exposición al sol, los riesgos se multiplican. Si va a salir a la calle es recomendable usar protector solar. Si está en la playa, en uso del protector debe ser permanente, ya que la arena potencia la radiación. 

De las 100 mil muertes anuales por sobre exposición, cerca de 48 mil están causadas por melanomas malignos y el resto, por carcinomas en la piel. La OMS recomienda limitar el tiempo de exposición al sol, buscando la sombra cuando los rayos son más intensos, llevar ropa protectora, emplear lociones protectoras con factor 15 o superior y evitar el uso de lámparas de rayos UVA.

De acuerdo con los especialistas, el sol es el causante del 80% del envejecimiento cutáneo. Este envejecimiento se atribuye a factores de tipo intrínseco (de tipo genético) y extrínseco, (relacionados con el ambiente) o a factores externos, dentro de los cuales el sol tiene un papel predominante.

La mayoría de los cambios estéticos que se aprecian en una piel envejecida (arrugas, manchas, piel amarillenta o con pérdida de textura) se debe al efecto acumulado de la radiación solar.

Basta comparar la piel de una zona expuesta al sol, con una cubierta para observar esta diferencia. Estos cambios tienen que ver principalmente con la degeneración de las fibras de colágeno.