30 · mayo · 2017

El oído, una máquina perfecta; Cómo cuidarlo?

Los problemas auditivos afectan alrededor de 10% de la población y pueden ocurrir a cualquier edad. Este deterioro puede ser causado por ciertas enfermedades o al exponerse a ruidos muy fuertes, por ello es importante conocer algunos mitos de la pérdida de audición para estar alertas y evitar su deterioro

Cargando…
Link Compartir

Si usted cree que la gente habla entre dientes o tiene dificultades para escuchar la televisión e, incluso, le dicen que tiene el volumen muy alto, es recomendable que consulte al médico o al otorrino porque puede tener un problema auditivo. Se estima que el 20% de la población sufre algún tipo de problema auditivo.

“En la mayoría de los casos la pérdida de la audición se desarrolla poco a poco con el paso del tiempo, por eso los síntomas suelen ser difíciles de reconocer. Puede llevar algún tiempo a la persona aceptar que sufre un problema auditivo”, señala el otorrino y otólogo, Jorge Guillermo Cabrera, del Centro Médico Imbanaco.

El oído es uno de los órganos más complejo y más delicado encargado de recoger y procesar las ondas sonoras. Es vital, también para mantener el equilibrio. Se divide en tres partes principales: El oído externo y el oído medio que recogen y amplifican los sonidos. El oído interno convierte las ondas sonoras en impulsos nerviosos que son enviados al cerebro. El oído interno también actúa como sensor del movimiento y de la posición de la cabeza y del cuerpo para mantener el equilibrio y ver con claridad incluso al cambiar de posición.

Su complejidad en su composición y funcionamiento, lo hace más delicado y requiere, por ende, de mucho cuidado.  Eloído externo, por ejemplo, recibe el sonido y lo envía a la membrana timpánica la cual vibra, transmite la vibración a la cadena de huesecillos y esta a su vez a la cóclea, donde se producen movimientos de sus estructuras y la estimulación de células sensoriales allí contenidas. La generación de impulsos en el nervio auditivo transmite el sonido hasta el cerebro, el sitio donde finalmente se produce la respuesta auditiva.

Cuando hay pérdida auditiva, hay retraso en desarrollo del lenguaje y capacidad de aprendizaje. Quien padece el problema, presenta irritabilidad y fatiga, sentimientos depresivos y de aislamiento. También son posibles los accidentes en el trabajo y las dificultades en relaciones interpersonales.

Los problemas auditivos afectan alrededor de 10% de la población y pueden ocurrir a cualquier edad. Este deterioro puede ser causado por ciertas enfermedades o al exponerse a ruidos muy fuertes, por ello es importante conocer algunos mitos de la pérdida de audición para estar alertas y evitar su deterioro, como lo abordará el doctor Cabrera en la conferencia de Educación Comunitaria. (Ver recuadro: “Mitos y realidades”).

De acuerdo con el especialista, los jóvenes están experimentando problemas en su audición a más temprana edad. La exposición a niveles elevados de ruido, en las ciudades y en el trabajo, entre otros ambientes, están entre las causas. 

Lugares como los gimnasios, los bares y discotecas, sitios de exceso de ruido, y son frecuentados por los jóvenes. Los acúfenos o tinnitus, es un problema cada vez más frecuente que puede ser una alteración transitoria y, en personas predispuestas, convertirse en permanente.

La mayoría de los músicos padecen esta afección por la exposición a música con alto volumen, como Sting, Bono de U2, Eric Clapton, Ozzy Osbourne, y James Hetfield y Lars Ulrich (de Metallica).

De acuerdo con el doctor Cabrera, si existe dificultad para oír a alguien cuando le llama desde otra habitación o para comunicarse en un grupo pequeño de personas, como en reuniones y más aún en ambientes ruidosos, como en un bus, en una fiesta o en la misma calle, es muy probable que la persona presente algún problema auditivo.

“Hay personas que tienen necesidad frecuente de pedir que les repitan, ya no escuchan el tic-tac del reloj, el agua corriendo o los pájaros cantando. Incluso tienen dificultad para oír el timbre de la puerta o el teléfono”, dice el doctor Cabrera.

 Por lo general son los familiares y los amigos, los primeros en advertir que una persona tiene problemas en la audición, porque notan el esfuerzo de concentrarse para oír hablar a alguien e incluso intentar leer en los labios.

“La pérdida de la audición puede afectar la vida social, por las dificultades en la comunicación. La persona puede aislarse y evitar las reuniones y compromisos sociales, por la incomodidad de no escuchar bien y no lograr una comunicación efectiva”, dice el otólogo, del Centro Médico Imbanaco.

 Se estima que alrededor de un 20% de la población padece acúfenos o tinnitus (zumbidos en los oídos), mientras que cerca de un 6% los sufre de manera persistente. Los niños y adolescentes corren más riesgos de padecerlos por la alta exposición al ruido.

 Los acúfenos o tinnitus son la percepción de un zumbido permanente en los oídos en ausencia de ruidos o sonidos externos. Lo complejo de este problema es que quienes lo padecen suelen presentar trastornos del sueño, angustia, ansiedad y hasta depresión.

 Un estudio realizado por el Royal Institute for Deaf People (RNID) de Londres, comprobó que la mitad de los jóvenes que se ha expuesto a niveles de música altos ha sufrido luego problemas auditivos de diferentes tipos. Asimismo, esta investigación comprobó que de las personas afectadas por tinnitus, un 20% había soportado niveles superiores a los 100 decibelios cuando el máximo que se acepta como "no peligroso" es de 80.

"Cuando los jóvenes escuchan música a través de sus dispositivos a todo volumen o salen de las discotecas, suelen padecer de un zumbido en los oídos que es pasajero. Pero, a largo plazo y en personas más predispuestas, estos acúfenos pueden convertirse en un daño permanente”, agrega el doctor Cabrera.

 El oído está preparado para soportar ruidos inferiores a los 85 decibelios. Pero las grandes ciudades o lugares como las discotecas, los cines y hasta los cafés, estos niveles pueden llegar a 120 o 130 decibelios. "La exposición a más de 110 decibelios es suficiente para producir daños auditivos a corto o largo plazo, entre ellos los acúfenos", señala el doctor Cabrera.

Aunque este problema es más propio de jóvenes y adultos, también se ha detectado en niños, aunque es más difícil de detectar, por eso se recomienda que si los padres sospechan que su hijo puede padecer de acúfenos, lo más indicado es acudir al especialista para poder identificar el problema y obtener un diagnóstico oportuno.

 

ALGUNOS MITOS SOBRE LA AUDICIÓN

  • Por exceso de cerumen es la causa principal por la que muchas personas no escuchan. No es verdad, el deterioro puede ser causado por otros factores como ciertas enfermedades (gripe) o por la exposición a intensos ruidos.
  • Pérdida auditiva es solo para personas de edad avanzada. Falso. A cualquier etapa de la vida puede surgir este problema.
  • Para todo tipo de pérdida solo se usa un aparato especial. Falso. Según el daño auditivo se recomienda uno específico que brinda beneficios exclusivos.
  • Los que tienen pérdida auditiva son sordos. Falso. quienes sufren sorderas tienen pérdidas muy profundas.
  • Los aparatos no brindan buenos beneficios. Falso. Existen aquellos que mejoran la calidad en la audición y vida de los pacientes.
  • Sólo se requiere de un estudio para establecer el diagnóstico. Falso. Para tener la certeza del daño en la audición es necesario realizar diferentes tipos de análisis.
 

Noticias recientes