04 · abril · 2017

Cambios bruscos de temperatura: Agudizan problemas respiratorios

Con los cambios bruscos de temperatura de estos días, los problemas respiratorios se vuelven más comunes en las consultas por urgencias. Se estima que seis de cada diez pacientes que consultan a este servicio, lo hacen por problemas de tipo respiratorio.

Cargando…
Link Compartir

Con los cambios bruscos de temperatura de estos días, los problemas respiratorios se vuelven más comunes en las consultas por urgencias. Se estima que seis de cada diez pacientes que consultan a este servicio, lo hacen por problemas de tipo respiratorio. 

Esta cifra, con el incremento de las lluvias, en abril, podría aumentarse y agudizarse los problemas respiratorios, por ende el promedio de consultas por influenza, asma, bronquitis y neumonía. Síntomas, como estornudos, dolor de cabeza, malestar general, congestión nasal, tos y dolor de garganta, son los más frecuentes, por estos días.

“Estamos en un período de lluvias y en una ciudad donde las corrientes de aire son frecuentes y estas cambian de manera drástica de temperatura, lo que nos afecta a todos si no nos protegemos, pero especialmente a los niños y los adultos mayores”, señala la doctora Isabel Palacios, neumóloga intervencionista, del Centro Médico Imbanaco. 

De Acuerdo con la especialista, el interior de la nariz está cubierto por un epitelio o mucosa, en la cual se depositan las partículas virales y bacterianas que entran por las fosas nasales al organismo. 

Estas partículas son eliminadas por el cuerpo cuando llegan al estómago, pero durante el enfriamiento del clima, esos epitelios no funcionan como en épocas normales, por lo cual el organismo está más susceptible a enfermarse con los virus que entran por la nariz.

Así mismo, los cambios drásticos de temperatura hacen que los mecanismos de defensa del cuerpo caigan y las enfermedades se activen, porque las bacterias y virus, asociados a las vías respiratorias, se mueven en ambientes fríos y húmedos.

Según los médicos, lo más importante es proteger la vía aérea, lavarse las manos frecuentemente con jabón, estornudar en el codo y usar tapabocas. Es importante recordar los esquemas de vacunación contra influenza y neumococo, y proteger a los niños y adultos mayores, quienes son los más vulnerables a estas patologías. 

Al lavado las manos con jabón, los médicos recomiendan evitar lugares de aglomeración de personas, usar pañuelos para toser, estornudar apoyándose en el codo y usar tapabocas, en caso de no contar con pañuelos, que ojalá desechables.

“Se recomienda consultar al médico cuando se presente fiebre persistente durante más de 24 horas, insuficiencia respiratoria, ganas de no comer en los niños y de no dormir en los adultos mayores. No envíe a los niños al colegio”, dice la doctora Palacios.

La especialista recomienda evitar la automedicación, pues es preciso recordar que los antigripales pueden ocasionar problemas cardiacos. Que el uso de antibióticos puede ocasionar problemas mucho más graves. 

Entre un resfriado y una gripa hay un periodo promedio de tres días, si después de eso no hay alguna mejoría se recomienda consultar al médico. Lo mismo que cuando tenga fiebre superior a 38°, presente movilización de secreciones de color amarillo verdoso o dificultad para respirar.

Para protegerse durante esta temporada de lluvias, también se recomienda ingerir alimentos ricos en vitamina C, evitar lugares de mucha aglomeración de personas, estar bien abrigado y evitar salir cuando sabemos que hay cambios drásticos de clima. Si va a salir, protéjase.


Noticias recientes